Disciplina positiva y autismo ¿Es posible?

Si te ha servido, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Por qué disciplina positiva?

Porque es un estilo de crianza, una filosofía de vida que se basa en la conexión, en la auténtica, en la que tiene en cuenta las necesidades más profundas, más auténticas, y …

¿Cuál es la dificultad más profunda de las personas con autismo?

Decodificar y comprender las relaciones. Y desde disciplina positiva hacemos hincapié todo el tiempo en la importancia de la conexión.

¿Corrección o conexión?

Cuando hacemos un abordaje sobre la punta del iceberg, sobre lo que vemos, sólo sobre el comportamiento de los niños y las niñas con Autismo, nos quedamos en la superficie. Entonces corregimos, reaccionamos y pretendemos “adiestrar” conductas a corto plazo, esto es lo que se propone desde una perspectiva más conductual: adiestra, funciona a corto plazo, pero no enseña habilidades de vida útiles para las relaciones.

501

Pero si intentamos ir más allá, a lo profundo (lo que está debajo de la punta del iceberg), a lo que verdaderamente está moviendo a los niños a comportarse de un modo concreto (aunque pueda no ser el comportamiento más adecuado), es cuando conectamos con las necesidades más auténticas y con las verdaderas causas de su comportamiento. Es desde ahí desde donde podemos comprender, conectar y acompañar para mostrar herramientas valiosas de relación.

Dotar de habilidades valiosas para la vida y para acercarnos en la relación. Esa es la prioridad.  Todas las herramientas de disciplina positiva se podrían haber sacado de un manual de habilidades sociales. Pero no en abstracto, no con situaciones simuladas sino en la vida misma, ese es el camino que tiene más sentido para ellos. Aprender de las relaciones desde la vivencia de la propia relación, con sus figuras de referencia, mostrando y acompañando herramientas valiosas para la vida: solución de problemas, comprensión de sus emociones y de los demás, habilidades para regular las emociones, recibir aliento y no alabanzas vacías, empatía…

Todo esto está presente cuando elegimos acercarnos a ellos desde un estilo de crianza basado en el valor de la relación, desde una mirada respetuosa hacia todas las partes, buscando poder cubrir todas las necesidades que se generan en la relación tal y como hacemos desde la mirada de disciplina positiva, porque vamos a tener muy presente su forma particular de ver el mundo y vamos a acompañarlos desde el respeto y la conexión, desde  la explicitación de todo lo que es necesario para que las relaciones generen bienestar.

Cuando hablamos de, por ejemplo, comportamientos desafiantes (yo le doy el adjetivo de desafiantes desde el punto de vista de que desafían al adulto, a la comprensión del adulto sobre ¿qué hay detrás de su comportamiento?) y metas erradas. Cuando hablamos de metas erradas desde disciplina positiva, ponemos el foco en que los niños y niñas inician la búsqueda de pertenencia a través de comportamientos que consiguen satisfacer sus necesidades, de atención, de poder, de expresión de dolor o de sentirse capaces. Estas necesidades son también claves en autismo.

Pero en autismo (y en otros desafíos del desarrollo), hablamos de una meta más, que llamamos metas inocentes, y tienen que ver con aquello que viene predeterminado por su particular modo de ver el mundo. Aquí entran por ejemplo las dificultades para comunicarse de un modo eficaz, las alteraciones de percepción sensorial, la necesidad de su sistema cognitivo de generar patrones rígidos para sentirse seguros, de su búsqueda sensorial para auto-regularse ante posibles amenazas percibidas (por ejemplo ante un cambio inesperado o ante una estimulación que les genera mucho malestar), es ahí donde hacemos un trabajo complementario, donde hacemos un abordaje paralelo y algo diferente al que hacemos con otros niños que no tienen esta forma particular de ver el mundo y de procesar la información social. Aquí el tándem con metodologías pedagógicas y terapéuticas que son necesarias para abordar sus dificultades específicas tiene mucha importancia. Por ejemplo, modelos como Hannen, Dir-flortime, la Integración Sensorial, modelo Scerts u otras pedagogías que ponen el énfasis en la parte relacional, cobran sentido.

Además algo que para mí es vital, es no dejar de ver todo su potencial, todas las habilidades especiales y puntos fuertes que por supuesto encontramos en el procesamiento del autismo: son absolutamente auténticos, sin dejarse llevar por interpretaciones sociales que en muchos casos los que nos llamamos “normotípicos” nos enturbian en la percepción de las relaciones. Si conocemos sus puntos fuertes, que son muchos, tenemos un hilo valiosísimo del que ir tirando para llegar a ellos, porque podrán tener algunas dificultades para entender las relaciones quizá de forma cognitiva como nosotros, pero no de sentirlas y de percibirlas. Los niños con TEA pueden conectarse del modo más auténtico que te puedas imaginar, y cuando esa chispa surge, no te imaginas lo mágico que es ese momento, para ambos.

De modo que acompañaremos a los niños y niñas a comprender y disfrutar de las relaciones desde la propia experiencia de la relación, con adultos que les tienen en cuenta, que les validan y muestran qué es aquello que sienten, cómo gestionarlo, como enfrentarse a un problema o dificultad, como sentirse capaces y valiosos, cómo influir en nuestra relación desde la autenticidad.

Es una filosofía o estilo de crianza valiosísimo para todos, y para las familias con TEA mucho más, si conocemos el modo de incorporar y de adaptar lo necesario para ajustarlo a sus particularidades. Definitivamente sí, creo que la filosofía de la conexión, del respeto mutuo, del estilo horizontal en cuanto al respeto de necesidades, de la importancia del cuidado del adulto, de generar oportunidades de aprendizaje en los momentos de desafío, del aliento como vertebrador de las relaciones,  de ir a lo profundo de las causas del comportamiento, de la dotación de herramientas valiosísimas para la vida y las relaciones, de ir “pico y pala” poniendo el foco en “hacia dónde queremos llegar”, en generar interacciones que promuevan el bienestar de todas las partes, sí, definitivamente desde disciplina positiva encontramos un camino valiosísimo para acercarnos y conectar con las personas con TEA.

Alicia Rodríguez

Equipo de AliTEAndo

Si te ha servido, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

5 comentarios en «Disciplina positiva y autismo ¿Es posible?»

  1. Hola!
    Quisiera saber como puedo formarme en disciplina positive y diversidad funcional. Vivo en la provincia de Alicante. Hay alguna formacion on-line? Gracias

    Began Arenas
    Educadora Social de personas con discapacidad

    Responder
    • Hola Began,
      Muchas gracias por tu interés en nuestro proyecto.
      Sobre tu consulta, de momento tenemos en marcha el proyecto de TEAtreves dirigido a familias con TEA.
      En breve lanzaremos más formaciones dirigidas también a docentes y profesionales.

      No sé cual es tu caso, si eres familia, puedes acceder a la información del Proyecto formativo TEAtreves https://aliteando.com/curso-online/ aquí (pestaña del Curso on-line).

      Para cualquier otra consulta podemos hablar a través de correo (pincha en «contacto») y estaremos encantados de ayudarte.

      un saludo,
      Alicia y Alex

      Responder
    • Buenos días Begoña, gracias por tu interés. Ya tenemos la formación para profesionales en marcha. Puedes ver más detalles en esta página, en la pestaña de cursos online. Te mando un mensaje de todos modos por mail. Gracias, un saludo
      Alicia

      Responder
  2. Olá Soy musicoterapeuta e psicopadagoga y a mi me gusta muchissimo la Disciplina Positiva, y me gustaria formarme en Disciplina Positiva para actuar desde ninos con TEA.
    SOy de Brasil
    Gracias
    Michele

    Responder
    • Buenos días Michele, gracias pro tus comentarios.
      Sobre lo que compartes, te mando un correo con más información sobre el acercamiento a la mirada de Disciplina Positiva en TEA, te recomiendo el libro «Disciplina Positiva en necesidades especiales» de Jane Nelsen y cols. editado pro Medici, y sobre formaciones más específicas tienes información de los talleres que imparto en esta página, en el apartado de Cursos online. Cualquier duda o comentario, quedo atenta. Un abrazo,
      Alicia

      Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Los 3 errores (y sus antídotos) en el contexto del autismo

Responsable: Alicia Rodríguez Palomeque
Finalidad: Envío de boletines así como informaciones comerciales.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp cuyo titular es The Rocket Science Group, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de los datos. Puedes cancelar suscripción o modificar tu datos con el enlace a pie de página que existe en todos los e-mails que te mandaremos.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Más información en la política de privacidad.

 

Descárgate gratis el audio donde te cuento los 3 errores más frecuentes que se generan en el acompañamiento y/o crianza cuando el Autismo llama a tu puerta. (Y los 3 antídotos para encontrar la oportunidad de revisión y mejora)