Más allá de los apoyos visuales

Si te ha servido, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin


Hoy en AliTEAndo tenemos la suerte de contar con una colaboración excepcional: Maria Elena (más conocida en las redes sociales como @medriosan), nos ha escrito un post para todos vosotros, en el que comparte su visión, conocimiento y experiencia sobre los apoyos visuales en TEA. Ella es una «mamá azul» como le gusta llamarse, y está haciendo una labor de difusión increíble acerca de las necesidades que las personas con Tea tienen y cómo poder acompañarlos desde su visión y experiencia personal.

Te dejo con su post. Una maravilla de lectura, y como ella siempre dice ¡SI SE PUEDE!

Hoy, antes de escribir este post, tuve que ir a por efectivo al cajero automático. Luego debía ir a por el ticket del tren de la semana, menos mal que lo compro rápidamente en la máquina expendedora para no perder tiempo pues mi día estaba ajustado de tiempo. Luego en mi lista de cosas por hacer, debía ir al supermercado a comprar varios ingredientes, menos mal que también había escrito una lista de compras pues seguro que me dejaba algo. Después hice un rico “meet pie” siguiendo la receta del libro que me ha regalado mi cuñada en Navidad. Más tarde me he puesto a preparar un LIVE que tengo mañana en Instagram con @aliciarodriguezalitieando y tomé apuntes para no olvidar varios importantes.


¿Qué por qué escribo estas cosas tan domésticas si esperas aprender de Apoyos Visuales para tu hij@ a ver si por fin los utilizas? Porque todo, absolutamente todo lo que he escrito arriba son Apoyos Visuales que yo, y tú, necesitamos para demasiadas cosas.
Por ejemplo ¿en serio eres capaz de sacar dinero del cajero sin instrucciones de cómo cuernos se mete la tarjeta, aunque llevas años usando el mismo cajero de la esquina de tu casa? ¿O comprar el ticket del metro/tren en la máquina expendedora sin las instrucciones? ¿O ir al supermercado sin lista y no olvidar nada? ¿O hacer una receta por primera vez siguiendo sólo las instrucciones que te contó por teléfono tu cuñada? ¿O un nuevo procedimiento en tu trabajo? Y mejor no sigo poniendo ejemplos que la lista podría ser demasiado pesada.


Cualquier libro de educación infantil está plagado de dibujos. Si vas a aprender ruso a tu edad, tu primer libro A1 de ruso está plagado de dibujos y fotografías igualmente. Es más, el Presidente de la empresa donde trabajas, tiene una agenda ejecutiva donde escribe todos sus compromisos para no olvidar ninguno. Y necesitamos los letreros en las autopistas para saber las salidas… ¿pero nuestros niños no deben usar Apoyos Visuales porque ______________? (Escribe aquí tu pretexto preferido).
El otro día una mamá azul me ha dicho “es que mi niño sí habla“, pero hasta ahora todos los ejemplos que he puesto arriba son de mi día a día, que hablo, leo y me expreso suficientemente.


Ahora vamos al ruedo. Hablemos de autismo, pero permítanme una vuelta más antes de entrar al tema.
Imaginen un niño medio sordo. No escucha bien, pero algo escucha. Sus padres pueden ponerle un aparato que lo ayuda escuchar –de última generación que lo proporciona la Seguridad Social de su país — pero se niegan, porque su hijo medio escucha y les hace caso más de la mitad de las veces… ¡Ouch! ¡Qué fuerte!


Nosotros, los humanos, necesitamos Apoyos Visuales porque nuestro cerebro procesa la información visual 60.000 veces más rápido y retenemos el 80% de lo vemos, y todavía puedo seguir escribiendo ejemplos de los Apoyos Visuales que tú necesitas a diario, pero prometí entrar al ruedo hace dos párrafos.


Así que podemos hacer una división simplista de dos tipos de niñ@s con autismo: los que ya hablan y los que todavía no hablan (pero por los hitos del neurodesarrollo ya deberían tener un grupo de palabras ya adquiridos).


Tú y yo nacimos con un chip incorporado del lenguaje, que por imitación, hemos ido aprendiendo de nuestros padres, tanto la semántica como la prosodia, es decir, el significado de las palabras y el acento; y nuestro cerebro ordena esta información de forma pragmática y cuando lo necesitamos evocamos las palabras en el orden correcto, utilizando los tiempos verbales y pronombres correspondientes, para no seguir diciendo detalles como tiempos verbales, adverbios, etc, etc.


Pero nuestros niños tienen ese chip alterado y esa imitación no ocurre, o si ocurre pero adolece de algunos fallos. Todo esto tiene su explicación en el neurodesarrollo y ocurre por debilidades en cuatro planos psicológicos o mentalistas que participan para poder tener una comunicación robusta. Primero se debe lograr la Intersubjetividad Primaria y luego la Secundaria como precursores de la Teoría de la Mente, y en el interin, en ese proceso de desarrollo de lenguaje y pragmática, para lograr poner las palabras o las ideas en orden, están las debilidades en la Coherencia Central y en las Funciones Ejecutivas.


Todas estas debilidades mentalistas influyen de manera distinta en cada uno de nuestros hijos y por eso tenemos cada uno de nosotros preguntas de este tipo en cuanto a la comunicación:


¿Por qué no se comunica mi hijo si ya lee? ¿Por qué no se comunica si sabe algunas o muchas palabras? ¿Por qué no se comunica si repite muchas palabras a cada momento o en determinadas situaciones? ¿Por qué no se comunica si conoce el nombre de todos los dinosaurios? ¿Por qué debo usar pictogramas si es evidente que va a hablar y no quiero que deje de hablar por usar dibujitos?


Y por esos mitos fuertemente arraigados en cada uno de nosotros, creemos que los Apoyos Visuales son solamente los pictogramas, pero resulta que ellos son sólo uno de los Apoyos Visuales del gran abanico de apoyos que hasta tú y yo usamos a diario, pero probablemente tú estás negado a usarlos con tu hijo y él los necesita muchísimo más que tú, como ese niño medio sordo con el que empecé esta historia.


Y por la falta de Apoyos Visuales es probable que tu hijo necesite que le digas muchas veces una instrucción, y que ya se la has explicado mil veces, inclusive se la explicaste hoy, y te prometo que mañana también se la vas a tener que explicar. Porque las listas de tareas, agendas ejecutivas, flujogramas de pasos, flechas, letreros, relojes, instrucciones escritas, son también Apoyos Visuales.


También hay otra historia de un niño completamente sordo, pero tenía grandes posibilidades de un implante coclear a los 7 años y el peque sólo tiene 4 años. El niño sabe el lenguaje de señas pero los padres se niegan a aprender porque saben que a los 7 años tendrá su implante y podrá escuchar. Y cuando quieren que él sepa algo esperan a su sesión de una vez a la semana con su terapeuta, que sabe el lenguaje de señas, para el terapeuta le trasmita los mensajes… ¿te parece justo con el peque que no se pueda comunicar con sus padres? Ouch… ¿fuerte verdad?


¿Acaso eres uno de esos padres de hijos sordos de las historias que he contado?


Los Apoyos Visuales son AUMENTATIVOS porque apoyan la comunicación y el lenguaje. Estimulan el habla, estimulan la comprensión y ayudan a organizar las ideas.


De por sí los Apoyos Visuales no son mágicos, pero cuando comienzas a utilizarlos y a comprenderlos, tanto tú como tu peque, comienza la magia.


Si quieres saber más sobre los Apoyos Visuales, aprender un poco más el por qué, el cómo, el dónde  y el cuándo, por favor pincha aquí https://drive.google.com/file/d/1YQZTyGITpKUFI7bUeQipu4wPHYdYG28r/view para descargar un Manual para Padres que explica de forma muy sencilla, pero profunda, como usarlos, y puedas contestarte todas tus preguntas, y sobre todo, estimular el lenguaje de tu peque y/o apoyarlo en el seguimiento de instrucciones.


Me encantaría terminar insistiendo en dos ideas fundamentales: los Apoyos Visuales no son solamente pictogramas, y en el autismo, nosotros los padres/madres debemos ser parte de la solución y no parte del problema, así que a que esperas ¡usa Apoyos Visuales ya!


¡Sí se puede!


María Elena

Si te ha servido, ¡comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Los 3 errores (y sus antídotos) en el contexto del autismo

Responsable: Alicia Rodríguez Palomeque
Finalidad: Envío de boletines así como informaciones comerciales.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Mailchimp cuyo titular es The Rocket Science Group, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de los datos. Puedes cancelar suscripción o modificar tu datos con el enlace a pie de página que existe en todos los e-mails que te mandaremos.
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Más información en la política de privacidad.

 

Descárgate gratis el audio donde te cuento los 3 errores más frecuentes que se generan en el acompañamiento y/o crianza cuando el Autismo llama a tu puerta. (Y los 3 antídotos para encontrar la oportunidad de revisión y mejora)